Reforma de piso  de alquiler en Gràcia

La joven pareja que alquiló este piso, casi centenario, nos pidió reformarla con un presupuesto muy bajo. Con el permiso del propietario, unimos la sala con el comedor (separadas en origen), que no tenía luz natural, derribando solo medio tabique y formando arco para no estropear el suelo ni los artesonados del techo. Construimos un cabezal de PLADUR con luz integrada en el pequeño dormitorio, sustituimos las manecillas de las puertas y algunos vidrios, así como los mecanismos eléctricos. Acabamos pintando la vivienda. Nuestro interiorista les asesoró en la decoración y les pintó personalmente la original silueta de una cara en el recibidor.