Reforma y ampliación de piso en el Guinardó

Los clientes que nos encargaron esta reforma integral dudaban entre vender y trasladarse a un piso más amplio o reformar el suyo, que ya tenía muchos años y les quedaba pequeño. Para ello estudiamos una nueva distribución que les aportó una cocina más amplia y un segundo baño. Al estar situado en una planta baja con una amplia galería, con los permisos necesarios, se pudo cerrar con un techo que aportó suelo al vecino superior. Allí se construyó la nueva cocina, con lo que se consiguió espacio para un nuevo baño y ampliar un dormitorio. Podríamos decir que pusimos el piso del revés, así que, por la envergadura de la obra, la familia tuvo que ausentarse de la vivienda. Además de cocina y baños, rectificamos los tabiques, trasladamos puertas, pusimos pavimento porcelánico, colocamos techos falsos con iluminación, sustituimos todas las instalaciones de lampistería, teléfono y televisión. El mobiliario se fue trasladando y protegiendo durante el transcurso de los trabajos.